LOS MASAJISTAS NUNCA DEBEN CREERSE MÉDICOS